QUEREMOS MALAS NOTICIAS

EL MORBOSO DESEO DE LO AMARGO

Hace años, un directivo televisivo confesó que lo más deseado por el telespectador es el llanto de alguien en directo, sube la audiencia al máximo.

QUEREMOS MALAS NOTICIAS. Hasta 1997 había un semanario especializado en ellas; asesinatos, robos, violaciones llenaban las páginas de El Caso, desapareció, pero dejó su simiente.

Continuamente recibo mensajes alertando de números extraños que llaman para vaciar mi cuenta corriente y de furgonetas que circulan secuestrando a niños y mujeres, la mayoría son falsas.

Todos comentamos las muertes de futbolistas por enfermedad o accidente, incluso los no aficionados a este deporte que ignoran quién es el fallecido. ¿Cuándo ha comenzado un telediario con una buena noticia?, solo recuerdo cuando España ganó el mundial de fútbol hace ya 10 años.

EL MORBOSO DESEO DE LO AMARGO está en todos nosotros, nos alegra el mal ajeno “mejor a ellos que a mí”, y lo celebramos algunos incluso más que las alegrías propias. Hay clubes de aficionados ANTI otros clubes que celebran sus derrotas como triunfos propios.

Sin embargo, no somos conscientes que alegrarnos del mal ajeno emponzoña el alma y ennegrece el espíritu.

Comparte En Tus Redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

3 respuestas a «QUEREMOS MALAS NOTICIAS»

  1. En general es más fácil destruir que crear,es más fácil lo malo que lo bueno,es más fácil encontrar la mala noticia que la buena.Estamos en la era de lo fácil e inmediato,tenemos lo que nos merecemos

  2. Hombre, es que muchas veces, por no decir TODAS, alegrase por los males ajenos tiene su porque. Y pongo un Ejemplo, lo bien que te quedas cuando te cuentan que a ” Ese ” que te quito una novia a los dieciocho años, le han despedido, tiene un cáncer de próstata, su mujer le ha abandonado por uno quince años más joven, y que de sus dos hijos, que además te han contado que vete tu a saber si son suyos, uno es drogadicto y la otra tiene ” Novia “, y que ademas está quedándose calvo y tiene más tripa cervecera que tu. Que te den esas ALEGRIAS, NO TIENEN PRECIO, y no veas lo bien que sienta sentirse un MISERABLE por alegrarte por ello

    1. No puedo estar de acuerdo contigo pako. Los sentimientos de rabia, odio y venganza perjudican, sobre todo, al que los sufre, esto es, al que odia. Son sentimientos toxicos.Por contra, la compasión (en su mas amplio sentido ) por los demas y la empatía con el dolor ajeno son sentimientos catarticos, curativos. Estoy de acuerdo con Roberto y Jaime. Es triste comprobar que vende mas el dolor ajeno que las alegrias de nuestros congeneres. Es un sentimiento que demuestra la gran ruindad del ser humano, que nos conecta con nuestro lado oscuro. Pero yo sigo creyendo en él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Roberto Rodriguez Vesga .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Sered.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.