PLATOS DESPRECIADOS

ABSURDO RECHAZO

Vainas con patatas, brócoli, purrusalda, arroz a la cubana, anchoas, callos, morros, oreja, manitas de “ministro”.

Todos son PLATOS DESPRECIADOS por la gran mayoría de los restaurantes que los ignoran en sus cartas, unos por simples y otros por formar parte de la casquería. También creo que uno de los aspectos que determina en gran medida como es una persona es el número de platos que jamás prueba.

Sin duda, es un comportamiento inmaduro el no comer de todo, porque no hay alimento malo. Además, desconfío de las personas que lo hacen, me parecen limitadas. Pienso que las que no rechazan ningún plato son más abiertas, atrevidas y sociables.

Y despreciar ciertos platos por simples o por estar hechos con vísceras de animales me parece igual de inmaduro e inculto. Es una autentica lástima que sea difícil poder comer un hígado encebollado, criadillas o riñones, platos tradicionales, auténticos y con carácter.

Finalmente creo que debemos reivindicarlos y defenderlos, y yo voy hacerlo escribiendo sobre ellos.

Te recuerdo que si quieres comentarme algo acerca de este tema, tienes a tu disposición el BUZÓN DE SUGERENCIAS. Y para no perderte ninguna carta, SUSCRÍBETE. TODO ES COMPLETAMENTE GRATIS¡¡¡

Un abrazo,

Comparte En Tus Redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Una respuesta a «PLATOS DESPRECIADOS»

  1. Y lo peor, mucha gente los desprecia por decir que ” Son malos “, en lo de la casquería, por ejemplo, es habitual oír decir que no hay que comerla porque ” Tienen mucho colesterol “, lo cual si, es cierto, pero llegados a este punto explicar al ” Entendido de turno ” lo que es el colesterol dietético y el colesterol sanguíneo, la diferencia entre ambos, y que la mayor parte del colesterol que tenemos, y que en su justo punto necesitamos para el correcto funcionamiento de nuestro organismo y para que el mismo realice una serie de procesos vitales para el mismo, lo produce nuestro hígado, y que solo una parte, relativamente pequeña del mismo, tiene su origen y procede del colesterol presente en los alimentos, es como lavar a un burro con champú, una perdida de tiempo y de dinero. La casquería, COMO TODO, una persona más o menos sana, la puede comer, sin abusar de la misma, y está buenísima. Por cierto, te has olvidado del CARDO, antes tan típico de estas Fiestas, y que curiosamente, ya que así de contradictorios somos los seres humanos, se esta volviendo a poner de moda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Roberto Rodriguez Vesga.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.