EL EMPERADOR ME PERSIGUE

NO COMER DE TODO ES INMADURO

Igual que la maduración en la fruta produce cambios de color, olor y sabor, los humanos necesitamos superar situaciones dolorosas, para crecer y valorar las cosas en su justa medida.

La sociedad actual rechaza el sufrimiento, siendo su principal objetivo evitar que la población lo padezca. Tan loable deseo, interrumpe el proceso de maduración, generando adultos inmaduros, que continúan siendo niños caprichosos.

Un ejemplo es la alimentación, donde la madurez conlleva comer cualquier plato. Pero continuamente encuentro adultos, que no comen sabrosos platos tradicionales, simplemente porque no les gustan, dando muestras de una incultura gastronómica y una infantilidad enormes. Y es un ejemplo de cómo actúan en su vida, rehuyendo lo que no les gusta y/o supone el más mínimo esfuerzo.

Sorprende el que yo coma de todo y valore cada plato que me sirven. De niño, no comía garbanzos con berza y mi madre decía; “a un burro le hacían obispo y lloraba”. Pero salí de casa y probé en el ejército un “emperador en salsa” cuyo olor me perseguirá toda la vida, y comprendí lo infantil de mi actitud. Bendito emperador que me hizo crecer y apreciar aquellos sabrosos garbanzos. “Cuánta gente debería probarlo”.

Comparte En Tus Redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

11 respuestas a «EL EMPERADOR ME PERSIGUE»

    1. Estoy totalmente deacuerdo contigo Es una estupidez negarse a probar y quizá disfrutar, otros platos que no sean los que su mimadora madre les daba y más aún pasar hambre por esa actitud. Se de una isla cuyos habitantes son así. No paran de llorar hambre y tanto dentro como fuera de la isla prefieren el hambre a comer algo que no sea la zota, caballo y rey de su escueta gastronomía.

      1. La curiosidad por conocer, experimentar e intentar cosas nuevas es lo que nos ha hecho avanzar como especie. Las personas que no quieren probar cosas nuevas, que no se arriesgan, que no lo intentan, nunca avanzaran, ni progresaran, ni trascenderán.

  1. Yo creo que NO tenemos que comer de todo, y debemos evitar comer, en la medida de lo posible, lo que no nos guste, por supuesto SIEMPRE que podamos.
    TODOS tenemos algún plato que ODIAMOS, por ejemplo mi conviviente – allegada ODIA los caracoles, que por el contrario son uno de mis manjares preferidos, en cambio yo no trago la sopa de pan, sopa de ajo, o como se llama en estos tiempos pijinis de moderneces ” Sopa Castellana “.
    Lo que si tenemos, y DEBENOS de hacer, es comernos TODO lo que pidamos, o lo que nos hayan preparado y puesto en casa, ya que conociéndonos seguro que han cocinado lo más aceptable a nuestros gustos en la medida de lo posible, que esa otra, y que dejemos los platos lo más limpios y relucientes posibles.
    Y es que como decían en mi colegio: ” Dejar comida en el plato es PECADO “, y tenían toda la razón del mundo.
    Para entendernos mejor, el comer es como el beber alcohol, yo, que me encanta beber, hay bebidas que ODIO, y que JAMAS pediría. Y eso nos pasa a todos. A ver quien es el VALIENTE que se toma, por ejemplo, ” Un semáforo “, consistente en Pipermint, Granadina, y creo recordar que Cointreau, y eso, repito, nos pasa a todos, ” Por muy gran bebedor que seas, y por mucha mili que hayas hecho “… Eso si, los vasos a dejarlos sin gota, que dejar alcohol en el vaso ” Es pecado ”
    De todas formas, mi madre tenía un dicho para cuando dejaba comida o rehusaba algún plato, lo cual era bastante frecuente ya que la cocina no era precisamente lo suyo, decía . – ” Tenía que volver otra como la del 36, te ibas a comer hasta los YEROS que dábamos al ganado “… Y por supuesto espero que su MALDICION no se cumpla jamás

      1. Entiendo que ni comida… Ni bebida… Así que Plas…Plas…Plas. ( Aplausos ).. Es que, así como mi madre con la cocina, yo soy bastante negado con la Informática, y no soy capaz de poner los emoticones de los aplausos…

  2. Pues qué quieres que te diga, a mi no me gustan los garbanzos y no los como. Porqué voy a pasar un mal rato comiendo algo que no me gusta? No creo que por hacerlo vaya a ser menos infantil y más madura. Y si es cuestión de comer legumbres opto por unas lentejas o unas alubias.

    1. SI… Y NO… Esta bien, no la gustan los garbanzos, pero come otras LEGUMBRES… El problema sería si no la gustaran las LEGUMBRES, TODAS las legumbres, y si su alimentación, en vez de ser variada y que incluyera alimentos de TODOS los grupos nutricionales, aunque rechace algún alimento , como los garbanzos porque no la gustan, se redujera a bollería y fritangas .
      Y acabo, por ejemplo es un ATRASO forzar a los niños a comer algo que no quieren, como el brócoli, debemos trabajárnoslo, se trata de nuestros hijos coñe, hasta encontrar que VERDURAS les gustan.. .El problema es si no les gustan TODAS las verduras, en ese caso, y si el niño está en garantía, a ver si nos lo cambian por otro

    2. Todos tenemos un plato que no nos gusta, y el mio tambien son los garbanzos. Pero si me los ponen me los como, y efectivamente como el resto de legumbres como Vd., pero es que cada vez me encuentro mas “adultos” que no comen nada de verdura, por ejemplo, lo cual me parece una aberración absoluta. O que rechazan unas carrilleras o un bonito encebollado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Roberto Rodriguez Vesga.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Sered.net.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.