APROPIACIÓN INDEBIDA DE SÍMBOLOS NACIONALES

¿PORQUE DEJAMOS QUE SE APROPIEN DE SÍMBOLOS NACIONALES?

Recientemente, he oído críticas al yugo y flechas visibles en la fachada de la escuela de artes de Toledo. Críticas similares a las recibidas por homenaje militar realizado con antorchas, en la despedida al canciller Angela Merkel.

Ambas críticas son fruto del desconocimiento y falta de cultura histórica, al atribuir símbolos nacionales a regímenes fascistas que se apropiaron de ellos.

DESFILE MILITAR DESPEDIDA MERKEL

Los orígenes del Zapfenstreich – marcha con antorchas – datan del siglo XVI. Los de nuestro yugo y flechas, proceden de los Reyes Católicos y simbolizan la unión entre ambos y la de sus reinos; Castilla y Aragón y por ende la de toda España.

Es admirable que los alemanes hayan retomado esa preciosa ceremonia, habiendo superado la apropiación indebida de la misma por las huestes nazis. En nuestro país sin embargo seguimos anclados en el pasado con dos visiones casposas; una el apoyar estos símbolos por su pasado franquista y otra el rechazarlos por la misma razón.

Basadas ambas en la ignorancia, y oponiéndose las dos a la unidad que representan el yugo y las flechas.

Ojalá podamos seguir algún día el ejemplo alemán y recuperar los símbolos que por historia pertenecen a todos los españoles. 

Comparte En Tus Redes
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Una respuesta a «APROPIACIÓN INDEBIDA DE SÍMBOLOS NACIONALES»

  1. Uhmmm. El problema con esto de ” Apropiarse ” de símbolos ancestrales y cambiarles de contexto, es que al final se equiparán con el poder que los ha usurpado. Y claro, si el mismo es digamos ” Del lado oscuro de la Fuerza “, como puede ser el Fascismo, el Nazismo, y el Franquismo, pues ya los símbolos pasar a ser considerados MALDITOS. Además de los ejemplos señalados del Yugo y las Flechas, o lo de las antorchas, existe uno muy curioso, el conocido como ” El saludo romano “, actualmente PROHIBIDO, por su asociación con el Fascismo y el Nazismo, y cuyo contexto histórico por el contrario es apasionante. Pero luego existen símbolos AMBIGUOS, apropiados por unos y otros, y que según el caso y las circunstancias, son símbolos laudatorios o por el contrario malditos. Y me estoy refiriendo a la SVASTICA. La Svastica es un símbolo presente desde hace muchos milenios en casi todo el mundo y en muchas culturas. Según los casos es un elemento POSITIVO, aceptado y permitido en muchos lugares, como en el País Vasco con su particular Svastica, el ” Lauburu “, o en el BUDISMO, mientras que si lo asociamos con el NAZISMO, es algo negativo y maldito. Pero lo que ya es de traca es la palabra CAMARADA, empleada en el siglo pasado por TODOS, nazis, fascistas, socialistas, anarquistas, franquistas, falangistas, comunistas, troskistas, etc, etc, etc etc, y que ahora NO USA NADIE. Y yo, que ya tengo muchos años, ver, por poner solo un ejemplo, como los rojos de ahora, PSOE, PODEMOS y demás y variopinta fauna, HUYEN de ese término, tan de ellos, como gato de una cazuela de agua hirviendo, y en vez de lo de CAMARADAS, usado por ellos hasta el aburrimiento hace décadas, ahora nos empleen lo de ” COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS “, pues no se, como que hace que los dientes me rechinen por lo mal que suena. Donde este el ¡¡¡ CAMARADA !!! de toda la vida, o un ” Camarada Comisario “, que se quiten las moderneces del ” Compis y Compas “

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Roberto Rodriguez Vesga.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Sered.net que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad